Actualizado a Mayo de 201
Completa Sin datos de localización
Favor de esperar que este habilitado el boton de copiado

Décima Época Semanario Judicial de la Federación 43501         1 de 1
Tribunales Colegiados de Circuito Publicación: viernes 06 de diciembre de 2019 10:18 h
RENUNCIA POR ESCRITO. PARA OTORGARLE VALOR PROBATORIO CUANDO EL PATRÓN AFIRMA QUE FUE PRESENTADA EN UN DÍA DE DESCANSO OBLIGATORIO, ES NECESARIO ADMINICULARLA CON OTRA PRUEBA.

Voto particular del Magistrado Juan Carlos Moreno Correa: Disiento de la respetable opinión de la mayoría, en el sentido de otorgar la protección constitucional solicitada al actor, aquí quejoso, bajo el argumento medular de que la renuncia por escrito exhibida por la parte patronal (foja 144 del juicio natural), a pesar de no haberse demostrado su falta de autenticidad, o sea, que la firma estampada en la misma no proviniera del puño y letra de aquél, ni su alteración, esto es, que aquélla se hubiese firmado en blanco y, posteriormente, se hubiese impuesto su contenido, carecía de todo valor probatorio, al no haber acreditado la aquí tercero interesada la jornada laboral del trabajador aseverada en su escrito de contestación a la demanda, es decir, de las ocho a las doce horas, y de las catorce a las dieciocho horas, de martes a domingo de cada semana; por tanto, si la referida renuncia fue fechada el domingo diecisiete de febrero de dos mil trece, ésta carece de todo valor probatorio, al no haber podido ser signada en un día no laborable (domingo); máxime si la patronal adujo que la renuncia había sido suscrita precisamente un día domingo, al finalizar la jornada de trabajo, mientras que el actor afirmó que su horario de labores era de las seis horas con treinta minutos, a las diecinueve horas con treinta minutos, de lunes a sábado de cada semana.—No comparto tal argumentación, por las siguientes razones.—Al respecto, cabe señalar que la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha establecido que de conformidad con lo dispuesto por los artículos 797, 798, 801 y 802 de la Ley Federal del Trabajo, los documentos privados, para tener valor probatorio pleno deben ser perfeccionados con otras probanzas, tales como el reconocimiento expreso o tácito, el cotejo, la prueba pericial, la testimonial, etcétera.—Así, cuando el patrón demandado en un juicio laboral opone como excepción que el trabajador renunció voluntariamente en una fecha determinada, conforme a las reglas procesales de la carga de la prueba, a él le corresponde demostrar tal evento y si para ello ofrece como prueba el escrito en que consta dicha renuncia, por ser éste un documento privado, al valorarlo debe tenerse en cuenta si fue o no objetado y, en su caso, perfeccionado, para efectos de determinar su alcance probatorio, aunque el patrón no haya precisado en su contestación de demanda las circunstancias de modo, tiempo y lugar de la renuncia, pues si ésta consta por escrito, los datos que puedan exigirse constarán en el documento, o su omisión será motivo de estudio al analizar su valor probatorio, ya que las circunstancias relativas a cómo, cuándo y dónde renunció, son propias del escrito cuestionado y la procedencia de la excepción opuesta por el patrón dependerá de la valoración que se haga del referido documento.—Lo anterior, determinó, deriva de que la litis queda debidamente fijada al precisar el patrón que el trabajador renunció a su empleo, correspondiéndole al primero demostrar los hechos en que funda su defensa y al segundo, en su caso, desvirtuar las pruebas que aquél presente, como sucedería si el escrito de renuncia fuera cuestionado.—Al respecto, se cita la jurisprudencia 2a./J. 2/2002, emitida por la citada Segunda Sala, visible en la página 98, Tomo XV, enero de 2002, Novena Época del Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, registro digital: 187925, de rubro y texto siguientes: "RENUNCIA DEL TRABAJADOR. PARA OTORGARLE VALOR PROBATORIO, CUANDO CONSTA POR ESCRITO, NO ES NECESARIO QUE AL CONTESTAR LA DEMANDA EL PATRÓN PRECISE LAS CIRCUNSTANCIAS DE MODO, TIEMPO Y LUGAR EN QUE FUE PRESENTADA, SIN PERJUICIO DE QUE EL DOCUMENTO SE PERFECCIONE SI ES CUESTIONADO.—Al tenor de lo dispuesto por los artículos 797, 798, 801 y 802 de la Ley Federal del Trabajo, los documentos privados para tener valor probatorio pleno, deben ser perfeccionados con otras probanzas, tales como el reconocimiento expreso o tácito, el cotejo, la prueba pericial, la testimonial, etcétera. Así, cuando el patrón demandado en un juicio laboral opone como excepción que el trabajador renunció voluntariamente en una fecha determinada, conforme a las reglas procesales de la carga de la prueba a él le corresponde demostrar tal evento y si para ello ofrece como prueba el escrito en que consta dicha renuncia, por ser éste un documento privado, al valorarlo debe tenerse en cuenta si fue o no objetado y, en su caso, perfeccionado, para efectos de determinar su alcance probatorio, aunque el patrón no haya precisado en su contestación de demanda las circunstancias de modo, tiempo y lugar de la renuncia, pues si ésta consta por escrito, los datos que puedan exigirse, constarán en el documento, o su omisión será motivo de estudio al analizar su valor probatorio, ya que las circunstancias relativas a cómo, cuándo y dónde renunció, son propias del escrito cuestionado y la procedencia de la excepción opuesta por el patrón dependerá de la valoración que se haga del referido documento. Lo anterior deriva de que la litis queda debidamente fijada al precisar el patrón que el trabajador renunció a su empleo, correspondiéndole al primero demostrar los hechos en que funda su defensa y al segundo, en su caso, desvirtuar las pruebas que aquel presente, como sucedería si el escrito de renuncia fuera cuestionado.".—En este orden de ideas, en mi opinión, adversamente a lo sostenido en la sentencia de mayoría, la indicada renuncia, al no haber sido demostrada por el actor, aquí quejoso, como le correspondía, su falta de autenticidad, o sea, que la firma estampada en la misma no proviniera de su puño y letra, sino que, por el contrario, con los dictámenes periciales rendidos en el juicio natural se acreditó que dicha firma sí era atribuible a aquél; ni tampoco su alteración, esto es, que la hubiese firmado en blanco y, posteriormente, se hubiese llenado en cuanto a su contenido; entonces, debió haber prevalecido el valor probatorio pleno que le otorgó la Junta responsable y, por ende, debió haberse estimado apta y suficiente para concluir que el aquí quejoso, el domingo diecisiete de febrero de dos mil trece, voluntariamente decidió dar por terminada la relación de trabajo que lo unía con la patronal, por lo que no existió el despido alegado por éste de nueve de julio de dos mil trece y, por consiguiente, debió establecerse que fue correcta la absolución al pago de la indemnización constitucional, salarios caídos y prima de antigüedad; máxime si se toma en cuenta, en relación con esta última prestación, que el actor no había acumulado en favor de la patronal quince años o más de servicios, pues ingresó a laborar el cinco de junio de dos mil doce, y presentó su renuncia el referido diecisiete de febrero de dos mil trece.—No obsta a lo anterior lo aducido por la mayoría, en el sentido de que al haber afirmado la patronal que el actor presentó su renuncia al trabajo al finalizar su jornada laboral el día domingo diecisiete de febrero de dos mil trece, y no haber demostrado el horario de labores que afirmó en su contestación de demanda, o sea, de las ocho a las doce horas, y de las catorce a las dieciocho horas, de martes a domingo de cada semana; entonces, debía prevalecer la jornada narrada por el actor en su escrito inicial de demanda, de las seis horas treinta minutos, a las diecinueve horas treinta minutos, de lunes a sábado de cada semana; por lo que no podía haberse formulado la renuncia de mérito en un día no laborable (domingo); lo anterior es así, en primer término, porque no existe disposición normativa ni criterio jurisprudencial alguno, que establezcan que la renuncia, para tener pleno valor probatorio, deba ser firmada en un día laborable; luego, aun en el caso de que el actor no hubiese trabajado el domingo diecisiete de febrero de dos mil trece, ello no demerita su validez; máxime si se toma en cuenta, se insiste, que este último no demostró, como le correspondía, su falta de autenticidad o alteración, y tampoco, como también le correspondía, que la relación de trabajo hubiere subsistido del dieciocho de febrero de dos mil diecisiete, es decir, más allá de la fecha de la aludida renuncia, hasta la data en que ubicó el despido, esto es, hasta el nueve de julio de dos mil trece; y en segundo lugar, porque la renuncia constituye un acto unilateral de la parte trabajadora, entonces, haya laborado o no el actor el día domingo diecisiete de febrero de dos mil trece, nada impedía que éste la presentara en ese día; de ahí que esta circunstancia no sea apta para restarle pleno valor probatorio, si se toma en consideración, se insiste, que en autos del juicio natural quedó justificada su autenticidad.—En apoyo de lo anterior se cita la jurisprudencia 2a./J. 142/2013 (10a.), sustentada por la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, consultable en la página 1211, Libro XXV, Tomo 2, octubre de 2013, Décima Época, materia laboral del Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, registro digital: 2004779, de título, subtítulo y texto siguientes: "RENUNCIA. SI EL TRABAJADOR OBJETA EL ESCRITO RELATIVO EN CUANTO A SU CONTENIDO, FIRMA O HUELLA DIGITAL, A ÉL LE CORRESPONDE LA CARGA DE PROBAR SU OBJECIÓN.—Si el trabajador, en la audiencia de desahogo de pruebas objeta la documental privada que contiene la renuncia al trabajo, en cuanto a su contenido, firma o huella digital, a él le corresponde demostrar sus objeciones mediante prueba idónea, atento al artículo 811 de la Ley Federal del Trabajo, vigente hasta el 30 de noviembre de 2012, que establece que si se objeta la autenticidad de un documento en cuanto a uno de los mencionados elementos, las partes podrán ofrecer pruebas con respecto a las objeciones.".—De igual forma, se invoca la jurisprudencia 2a./J. 33/2013 (10a.), emitida por la referida Segunda Sala del Máximo Tribunal del País, publicada en la página 1188, Libro XIX, Tomo 2, abril de 2013, Décima Época, materia laboral del Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, registro digital: 2003238, que dice: "CARGA PROBATORIA EN EL JUICIO LABORAL. CORRESPONDE AL TRABAJADOR ACREDITAR LA SUBSISTENCIA DE LA RELACIÓN LABORAL ENTRE EL DÍA EN QUE EL PATRÓN AFIRMA SE PRODUJO LA RENUNCIA Y EL POSTERIOR AL EN QUE AQUÉL DICE OCURRIÓ EL DESPIDO.—En el supuesto de que el despido se ubique en fecha posterior a la renuncia afirmada por el patrón, corresponde al trabajador acreditar la subsistencia de la relación de trabajo, y debe considerarse que el escrito relativo perfeccionado con motivo de las objeciones del suscriptor alcanza pleno valor probatorio, porque precisamente su efecto es demostrar que dicha relación llegó a su término, esto es, que le puso fin; por lo que el trabajador que aduzca haber seguido laborando debe demostrar fehacientemente ese hecho, y la presunción que resulta de la inspección no puede ser prueba contundente contra la renuncia sino, por el contrario, ésta es prueba fehaciente de que la relación de trabajo terminó en la fecha que el documento indica, porque jurídicamente una presunción no puede tener mayor alcance probatorio que una prueba fehaciente y, por tanto, no puede desvirtuar su valor probatorio. Inclusive, aun cuando se considerara que de la renuncia deriva la presunción de que el trabajador ya no se presentó a laborar porque ha dejado de prestar servicios para el patrón, y de la falta de presentación de documentos en la prueba de inspección, la presunción de que el trabajador continuó prestando servicios, existirían dos presunciones que, por ser contrarias, se excluirían entre sí, lo que corrobora el valor fehaciente del escrito de renuncia.".—De ahí la necesidad de formular el presente voto particular.

Este voto se publicó el viernes 06 de diciembre de 2019 a las 10:18 horas en el Semanario Judicial de la Federación.



Tesis
Completo Sin datos de localización
Cargando
Descripción