Actualizado a Marzo de 201
Completa Sin datos de localización
Favor de esperar que este habilitado el boton de copiado

Décima Época Semanario Judicial de la Federación 28323         1 de 1
Tribunales Colegiados de Circuito Publicación: viernes 08 de febrero de 2019 10:10 h
ANTIGÜEDAD GENERAL DE EMPRESA. AL TRATARSE DE UNA PRESTACIÓN LEGAL, CUANDO EXISTE CONTROVERSIA EN SU RECONOCIMIENTO, LA CARGA DE LA PRUEBA CORRESPONDE AL PATRÓN.

AMPARO DIRECTO 905/2017. 15 DE NOVIEMBRE DE 2018. UNANIMIDAD DE VOTOS. PONENTE: JORGE SEBASTIÁN MARTÍNEZ GARCÍA. SECRETARIO: JUAN MANUEL JIMÉNEZ JIMÉNEZ.

CONSIDERANDO:

QUINTO.—Los conceptos de violación expuestos en la demanda constitucional principal son sustancialmente fundados, suplidos en lo necesario en su deficiencia, en términos del artículo 79, fracción V y penúltimo párrafo, de la Ley de Amparo, pues el quejoso tiene el carácter de trabajador.

En principio, cabe señalar que no se realiza mayor pronunciamiento en el presente considerando en torno a la omisión de la autoridad laboral de otorgar a las partes un plazo para formular alegatos, lo cual constituye una violación procesal, de conformidad con el criterio sustentado por la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en la jurisprudencia 2a./J. 32/2014 (10a.), de aplicación analógica al caso, de título y subtítulo: "ALEGATOS. LA OMISIÓN DE LA JUNTA DE OTORGAR UN PLAZO PARA FORMULARLOS EN EL JUICIO LABORAL, CONSTITUYE UNA VIOLACIÓN ESENCIAL AL PROCEDIMIENTO QUE AFECTA LAS DEFENSAS DEL QUEJOSO EN TÉRMINOS DE LA FRACCIÓN VI DEL ARTÍCULO 159 DE LA LEY DE AMPARO, VIGENTE HASTA EL 2 DE ABRIL DE 2013.", pues nada se plantea al respecto por el quejoso en sus conceptos de violación y este Tribunal no estima que le reporte algo a su favor emprender el análisis oficioso en suplencia de la queja deficiente; máxime que conforme al principio del mayor beneficio, se le otorgará la protección de la Justicia Federal por un vicio en el laudo, con fundamento en el artículo 189 de la Ley de Amparo, siguiendo además la idea jurídica de la jurisprudencia 2a./J. 67/2017 (10a.), de la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, publicada el siete de julio, en vigor a partir del diez de julio de dos mil diecisiete, de título, subtítulo y contenido:

"SUPLENCIA DE LA QUEJA DEFICIENTE. SÓLO DEBE EXPRESARSE SU APLICACIÓN EN LA SENTENCIA CUANDO DERIVE EN UN BENEFICIO PARA EL QUEJOSO O RECURRENTE (LEY DE AMPARO VIGENTE HASTA EL 2 DE ABRIL DE 2013). La figura de la suplencia de la queja deficiente prevista en el artículo 76 Bis de la Ley de Amparo abrogada, consiste en examinar cuestiones no propuestas por el quejoso o recurrente en sus conceptos de violación o agravios, respectivamente; sin embargo, no debe ser absoluta en el sentido de expresar su aplicación, sino sólo en aquellos casos donde el juzgador la considere útil para favorecer al beneficiado y, por ende, resulte procedente el amparo, por lo que no debe incluirse en la motivación de la sentencia el estudio del acto reclamado en suplencia cuando dicho análisis, lejos de beneficiar al promovente, lo perjudique o no le reporte utilidad alguna."

Precisado lo anterior, se inicia con el estudio de los motivos de disenso hechos valer por el trabajador inconforme, donde en una parte de ellos expone que el laudo reclamado resulta violatorio de sus derechos fundamentales, pues la Junta del conocimiento consideró ineficaces los recibos de pago que aportó con el fin de acreditar su antigüedad real de empresa, bajo el argumento de que si bien con las citadas documentales probó que en diversas ocasiones laboró para la Comisión Federal de Electricidad, ello lo hizo como trabajador de obra y no como temporal, por lo que no le aplicaba lo previsto en la cláusula 3, inciso p), del contrato colectivo de trabajo (bienio 2014-2016).

Asimismo, manifiesta que, de una interpretación armónica del aludido pacto contractual, la Constitución Federal y la Ley Federal de Trabajo, debe reconocerse como antigüedad genérica de empresa todos los días que laboró, aunque éstos hayan sido con el carácter de trabajador eventual, ya que su antigüedad no forma parte de las condiciones de trabajo, siendo que el derecho lo generó por la continuidad de los servicios que prestó a la entidad patronal.

Son esencialmente fundados los argumentos anteriores.

En efecto, del análisis de las constancias que obran en el expediente laboral se desprende, en lo que interesa, que el actor demandó de **********, como acción principal, el reconocimiento general de empresa a partir del treinta de noviembre de mil novecientos noventa y tres al diez de septiembre de dos mil dos; así como la falta de observancia de lo establecido en los artículos 154, 156 y 158 de la Ley Federal del Trabajo, al no haber formulado la empresa patronal el cuadro general de antigüedad correspondiente, precisando que a partir de esta última fecha se le otorgó su base definitiva y que en la actualidad se desempeñaba para la entidad patronal con la categoría de auxiliar especializado.

Del **********, demandó el reconocimiento de que lo propuso ante la empresa patronal para laborar a partir del treinta de noviembre de mil novecientos noventa y tres al diez de septiembre de dos mil dos y la aceptación de que ha omitido dar cumplimiento a lo previsto en el artículo 158 de la Ley Federal del Trabajo, entre otras prestaciones.

**********, al dar contestación a la demanda instaurada en su contra manifestó, toralmente, que el treinta de abril de dos mil siete levantó el acta administrativa correspondiente, en la cual se hizo constar que el actor aportó los recibos de pago del periodo comprendido de la segunda catorcena de mayo de dos mil uno a la primera catorcena de marzo de dos mil siete, ello en cumplimiento a lo dispuesto en el primer párrafo de la fracción IX de la cláusula 41 del contrato colectivo de trabajo, por lo que con base en esa actuación computó al quejoso un total de "1,619.57" días laborados como trabajador temporal, por lo que le determinó como fecha de ingreso el diez de septiembre del dos mil dos; investigación en la que dijo participaron el **********, el jefe del departamento de recursos humanos y el trabajador, todo lo cual tuvo como resultado la emisión de la constancia de antigüedad número **********.

La Junta Federal, al emitir su fallo, en principio, estableció que la carga de la prueba era dividida, por lo que le correspondía al demandante acreditar los pormenores de la relación laboral y a la entidad patronal el tiempo efectivo laborado; enseguida, analizó la excepción de prescripción opuesta por la parte demandada, la cual desestimó; posteriormente, procedió a la valoración de los medios de convicción ofrecidos por los contendientes; hecho lo cual determinó lo que enseguida se transcribe:

"De la instrumental, adminiculada a la presuncional en su doble aspecto legal y humana, benefician parcialmente al actor, toda vez que de los autos, si bien no se desprende elemento de convicción que acredite de una manera fehaciente que el actor haya prestado sus servicios como trabajador temporal para la demandada ininterrumpidamente desde el 30 de noviembre de 1993, en virtud de que los días laborados que acreditó se refieren a los laborados como trabajador por obra determinada y no así como temporal, sin soslayar a lo anterior, de los recibos que obran agregados en autos a fojas 73 a 181, se desprende que el actor si bien laboró y se le pagaron días, los cuales fueron como trabajador por obra, y no así como temporal; por ende, no le aplica en su favor lo establecido por la cláusula 3, inciso p), del contrato colectivo, y toda vez que es una prestación de carácter extralegal, se debe estar a lo estrictamente pactado; examinadas las pruebas en lo individual y en su conjunto, esta Junta que resuelve a verdad sabida, y buena fe guardada, y apreciando los hechos en conciencia, que el actor **********, no acreditó la procedencia de sus pretensiones y la carga probatoria que le correspondió, es decir, cumplió con su deber de exponer en su demanda la existencia de ese beneficio en las cláusulas relativas del contrato colectivo de trabajo; sin embargo, de las pruebas ofrecidas se advierte que los días laborados no fueron en su carácter de temporal, sino como trabajador por obra, luego entonces, no le aplica el beneficio invocado, en consecuencia, se absuelve a ********** y al **********, de todas y cada una de las prestaciones reclamadas en su escrito de demanda de fecha 30 de octubre de 2014, en virtud de que todas las prestaciones que demanda, las reclama en relación al (sic) reconocimiento de antigüedad del periodo del 30 de noviembre de 1993 al 10 de septiembre de 2002, el cual, como ya se analizó, no fue procedente." (foja 368 del expediente natural)

Como se advierte de lo antes destacado, la autoridad responsable estimó improcedente todas las prestaciones reclamadas por el actor, bajo la consideración de que al haber laborado para ********** como trabajador por obra determinada y no como temporal, no le aplicaba en su favor lo establecido en la cláusula 3, inciso p), del contrato colectivo de trabajo, bienio 2014-2016, por lo que, a su juicio, resultaba irrelevante que en el sumario natural con los recibos de pago que obran a fojas setenta y tres a ciento ochenta y uno del expediente natural hubiera acreditado que trabajó en diferentes periodos comprendidos en los años de mil novecientos noventa y tres a mil novecientos noventa y nueve.

Este Tribunal estima contraria a derecho la decisión alcanzada por la Junta Federal, por las consideraciones que enseguida se exponen.

En principio, debe decirse que el derecho que tiene todo trabajador a que se le reconozca su antigüedad de empresa, se encuentra previsto en el artículo 158, párrafo primero, de la Ley Federal del Trabajo, que establece:

"Artículo 158. Los trabajadores de planta y los mencionados en el artículo 156 tienen derecho en cada empresa o establecimiento a que se determine su antigüedad.

"Una comisión integrada con representantes de los trabajadores y del patrón formulará el cuadro general de las antigüedades, distribuido por categorías de cada profesión u oficio y ordenará se le dé publicidad. Los trabajadores inconformes podrán formular objeciones ante la comisión y recurrir la resolución de ésta ante la Junta de Conciliación y Arbitraje."

Así, es claro que el reconocimiento de antigüedad de los trabajadores es un derecho naturalmente legal, no contractual, ya que tiene su origen en la sola existencia del vínculo laboral, y esa prerrogativa les asiste a los trabajadores de planta, así como a aquellos operarios que, sin tener ese carácter, presten servicios en una empresa o establecimiento de forma eventual, ya sea supliendo vacantes transitorias o temporales, desempeñando empleos extraordinarios, o por obra determinada, que no constituyan una actividad normal o permanente de la empresa.

También cabe apuntar que aun cuando en un contrato colectivo de trabajo se pacte el derecho a la determinación de la antigüedad de los trabajadores, lo cual es de aplicación estricta, atento a que en sus cláusulas se prevén mayores beneficios en favor de los trabajadores, que aquellos dispuestos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en la legislación obrera e, incluso, en los tratados internacionales en los que el Estado Mexicano sea Parte, no debe perderse de vista que su génesis debe ser conforme y acorde con esas normativas, a fin de salvaguardar el principio de certeza jurídica e impedir que en cualquier tiempo y arbitrariamente, se instauren procedimientos que desconozcan sus derechos legales y constitucionales, como es el reconocimiento del tiempo laborado.

En cuanto a este tema, ********** y el **********, en su cláusula 3, incisos p) y x), del contrato colectivo de trabajo, bienio 2014-2016, que al efecto celebraron, establecieron lo siguiente:

"Cláusula 3. Definiciones

"Para los efectos del presente contrato y brevedad del mismo, tanto la CFE como el SUTERM, convienen en adoptar las definiciones siguientes:

"...

"p) Antigüedad en CFE: Periodo durante el cual un trabajador ha prestado ininterrumpidamente sus servicios en CFE, o en el que surta sus efectos el contrato de trabajo con responsabilidad para (sic) comisión. La antigüedad de los trabajadores temporales contará a partir de la fecha en que hubieran iniciado la presentación ininterrumpida de sus servicios en CFE.

"La comisión computará la antigüedad de los trabajadores temporales que hubieren prestado servicios ininterrumpidos, siempre que entre una contratación y otra no haya transcurrido un lapso de más de sesenta días naturales. En estos casos se computarán todos los días pagados.

"...

"x) Trabajadores eventuales: Los que prestan servicios en una obra determinada de construcción, a éstos no les aplica el inciso p) de esta cláusula, por estar excluidos según lo dispuesto en las cláusulas 4. Materia del contrato, fracciones II y III y 42. Trabajadores eventuales de construcción y mantenimiento, los trabajadores eventuales de construcción y de fabricación, quedarán sujetos a las disposiciones de los contratos colectivos de trabajo para obra determinada que se celebren con el SUTERM, sin que les sea aplicable el presente contrato." (fojas 301 y 302 del sumario natural)

De acuerdo con la normatividad transcrita, en el pacto contractual de que se trata quedó establecido que a los trabajadores eventuales (que son aquellos que prestan sus servicios en una obra determinada de construcción), no les aplica el beneficio previsto en el inciso p) de la cláusula 3 del contrato colectivo de trabajo, por estar excluidos, al así disponerlo la cláusula "4. Materia del contrato", fracciones II y III y 42, pues están sujetos a las disposiciones de los pactos contractuales para obra determinada, por lo que de acuerdo a esto, la entidad patronal no está obligada a computarles su antigüedad generada durante el tiempo que prestaron sus servicios ininterrumpidos, ya que ese beneficio está previsto sólo para los empleados de carácter temporal.

En ese orden de ideas, si bien con las documentales que obran a fojas treinta y uno a cincuenta y dos del sumario natural, consistentes en diversos contratos individuales de trabajo por obra determinada signados por el aquí quejoso y **********, los cuales comprenden diversos periodos del treinta de noviembre de mil novecientos noventa y tres al veintisiete de marzo del año dos mil, quedó acreditado que el aquí quejoso laboró para la empresa demandada como "trabajador eventual sindicalizado" y de "confianza eventual", lo que tiene como consecuencia que se tenga como hecho cierto que durante ese lapso prestó sus servicios con el carácter de trabajador eventual y, por ello, actualiza la hipótesis que comprende el inciso x) del contrato colectivo de trabajo.

Sin embargo, tal circunstancia es insuficiente para que se declare improcedente su acción de reconocimiento de antigüedad general de empresa, en razón de que aun cuando el inciso x) de la cláusula 3 del contrato colectivo de trabajo, dispone que a los "trabajadores eventuales" no les aplica el beneficio previsto en el inciso p), debe entenderse que esa exclusión expresa es para la obtención de los beneficios de los pactos contractuales para obra determinada que rigen durante la vigencia de la relación laboral cuando los obreros fungieron con el carácter de eventuales.

Ciertamente, al adquirir el actor la categoría de trabajador permanente que lo fue el veintisiete de abril de dos mil siete, tal como lo manifestó ********** en su demanda, lo cual se corroborará con lo asentado en el acta administrativa de treinta de abril de esa anualidad, signada por la jefa de recursos humanos de la empresa demandada, el secretario general de la Sección 141 del "SUTERM" y una testigo (fojas 223-224), es evidente que ya le aplican en su favor las disposiciones del contrato colectivo de trabajo, bienio 2014-2016, por lo que tiene derecho a que, de ser procedente, se le compute su antigüedad general de empresa, conforme a lo previsto en el inciso p) de la cláusula 3 del aludido ordenamiento.

Resulta aplicable al particular, la jurisprudencia III.2o.T. J/6, emitida por el Segundo Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del Tercer Circuito, que se comparte, publicada en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo XX, julio de 2004, materia laboral, página 1356, de rubro y contenido:

"ANTIGÜEDAD GENÉRICA DE LOS TRABAJADORES EVENTUALES DE LA COMISIÓN FEDERAL DE ELECTRICIDAD. ES PROCEDENTE EL RECONOCIMIENTO DEL TIEMPO EN EL QUE SE HAYAN DESEMPEÑADO CON ESE CARÁCTER ANTES DE OBTENER SU NOMBRAMIENTO DE PLANTA.—Si bien es cierto que la cláusula 42, fracción II, del Contrato Colectivo de Trabajo celebrado entre la Comisión Federal de Electricidad y el Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana, estatuye que los trabajadores eventuales de la construcción y de fabricación quedarán sujetos a los contratos colectivos de trabajo para obra determinada que se celebren con el SUTERM, sin que les sea aplicable el contrato colectivo de trabajo, ello no implica que dicho pacto, o los beneficios en él contemplados, resulten inaplicables para los trabajadores de planta o de base que previamente se hubiesen desempeñado como eventuales de construcción y de fabricación. Lo anterior debe interpretarse en el sentido de que mientras un trabajador de la construcción tenga el carácter de eventual, no le será aplicable el contrato colectivo de trabajo y se regirá por el de obra determinada; sin embargo, cuando adquiera la planta o la base en un puesto determinado, podrá exigir se le reconozca el tiempo que laboró como temporal, aplicándose en su beneficio la cláusula 12, inciso p), del contrato colectivo de trabajo, para efecto de su reconocimiento de la antigüedad genérica o de empresa, toda vez que la última cláusula mencionada no hace distinciones."

Así como por su contenido, la jurisprudencia XIV.1o. J/1, del Primer Tribunal Colegiado del Décimo Cuarto Circuito, que también se comparte, publicada en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo VIII, septiembre de 1998, materia laboral, página 1029, de rubro y texto:

"COMISIÓN FEDERAL DE ELECTRICIDAD. INTERPRETACIÓN DE LA CLÁUSULA 3a., FRACCIÓN II, EN RELACIÓN CON LA 41, FRACCIONES I Y II, DEL CONTRATO COLECTIVO DE TRABAJO, CELEBRADO POR LA COMISIÓN FEDERAL DE ELECTRICIDAD Y EL SINDICATO ÚNICO DE TRABAJADORES ELECTRICISTAS DE LA REPÚBLICA MEXICANA.—De la interpretación armónica de las cláusulas 3a., fracción II, y 41, fracción I (sic) y II del Contrato Colectivo de Trabajo celebrado por la Comisión Federal de Electricidad y el Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana, vigente en 1990, se desprende que la realización de obras y trabajos de construcción y puestos de servicios que se ejecuten por administración directa o a través de contratista, se sujetarán a los contratos colectivos por obra determinada correspondientes, los cuales se ajustarán al modelo que para tal efecto las partes han convenido; para las obras de construcción que realice la Comisión o sus contratistas, se utilizarán los servicios de personas afiliadas al referido sindicato, el que se regirá por las condiciones de los contratos colectivos previstos para las obras, los cuales invariablemente se celebrarán antes de su inicio; y que los trabajadores eventuales de construcción y de fabricación quedarán sujetos a las disposiciones de los contratos colectivos de trabajo para obra determinada que se celebren con el sindicato de referencia, a los cuales no se les aplicará el contrato colectivo de trabajo único. Ahora bien, si se dice como excepción que la contratación del actor fue de naturaleza eventual y por lo mismo, el pacto colectivo de trabajo único excluye de su aplicación a los trabajadores que tengan ese carácter, pero la empresa demandada se abstiene de acreditar la existencia del contrato colectivo de trabajo aplicable a la obra determinada a la que estaba adscrito el actor, o simplemente aporta al juicio el modelo tipo de contrato colectivo para obra determinada al cual deben ajustarse todos los contratos de su especie, deberá entonces al fallar aplicarse el contrato colectivo
Completo Sin datos de localización
Cargando
Descripción