Consulta tradicional. Ejecutorias.

Actualizado Mayo de 2019
copiar
Imprimir
Imprimir

Novena Época Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta 22952         1 de 1
Segunda Sala Tomo XXXIV, Julio de 2011, página 501.

CONTRADICCIÓN DE TESIS 147/2011. ENTRE LAS SUSTENTADAS POR EL SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO DEL TRIGÉSIMO CIRCUITO Y EL PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIAS ADMINISTRATIVA Y DE TRABAJO DEL DÉCIMO PRIMER CIRCUITO.


CONSIDERANDO:


PRIMERO. Esta Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación es competente para conocer de la presente denuncia de contradicción de tesis, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 107, fracción XIII, párrafo primero, de la Constitución Federal; 197-A de la Ley de Amparo; 21, fracción VIII, de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, en relación con los puntos segundo y cuarto del Acuerdo General 5/2001, aprobado por el Tribunal Pleno el veintiuno de junio de dos mil uno, ya que el tema sobre el cual versa la contradicción se refiere a la materia administrativa, cuya especialidad corresponde a esta Segunda Sala.


SEGUNDO. La denuncia de contradicción de tesis debe estimarse que proviene de parte legítima.


El artículo 197-A de la Ley Reglamentaria de los Artículos 103 y 107 Constitucionales establece que podrán denunciar la contradicción de tesis sustentada por Tribunales Colegiados de Circuito en juicios de amparo de su competencia, los Ministros de la Suprema Corte de Justicia, el procurador general de la República, los mencionados tribunales o sus Magistrados, o las partes que intervinieron en los juicios en que tales tesis hubieran sido sustentadas.


En el caso, la denuncia de contradicción de tesis proviene de parte legítima, en razón de que fue formulada por los Magistrados integrantes del Segundo Tribunal Colegiado del Trigésimo Circuito, que emitieron uno de los criterios que se denuncian como opositores.


TERCERO. Con el propósito de establecer si existe o no contradicción de tesis denunciada, se estima conveniente transcribir, para su posterior análisis, las consideraciones en que se apoyaron las respectivas resoluciones de los Tribunales Colegiados contendientes.


El Segundo Tribunal Colegiado del Trigésimo Circuito, al resolver el juicio de amparo directo **********, en sesión de veinticinco de noviembre de dos mil diez, consideró, en la parte que interesa, lo siguiente (fojas 19 vuelta a 24 del presente toca):


"SEXTO. En el concepto de violación alega en esencia la quejosa, que la sentencia reclamada viola en su perjuicio los artículos 16 de la Constitución Federal y 22 del Código Fiscal de la Federación, ya que la responsable de manera ilegal concluye que, para tener derecho a la devolución del impuesto sobre la renta solicitado, debió haber avisado a su retenedor que presentaría su declaración anual, ya que sus ingresos fueron inferiores a $********** (**********).


"Que es así, dice la impetrante, porque dicho documento no es un requisito necesario para estudiar y que se declare procedente la devolución del referido impuesto cuando el contribuyente tribute bajo el régimen de personas físicas que perciben ingresos derivados de sueldos y salarios y conceptos asimilados, conforme a los artículos 116 y 118 de la Ley del Impuesto sobre la Renta.


"Asimismo, manifiesta la inconforme, que no es necesario que acredite ante la autoridad fiscal haber comunicado a su retenedor que presentaría la declaración anual por su cuenta, pues esa circunstancia sólo beneficia a su retenedor (patrón), pero no es un requisito para la procedencia de la aludida devolución conforme al artículo 22 del Constitución Federal.


"Por lo que, concluye la quejosa, es ilegal que se le haya negado la devolución del impuesto cuando con los documentos que anexó a la solicitud acreditó el saldo a su favor, sin que nada justifique dicha negativa, y que si bien no acompañó tales documentos a la demanda de nulidad fue porque la Sala responsable sólo es competente para declarar la ilegalidad de la resolución, pero no para entrar al estudio del fondo de la procedencia o no del saldo a su favor.


"Son infundados los anteriores argumentos, por lo siguiente:


"Los artículos 110, primer párrafo; 113, párrafo primero; 116, primero y último párrafos, inciso c); y, 117, fracción III, inciso b) y e), de la Ley del Impuesto sobre la Renta, los cuales se encuentran dentro del título IV, denominado: ‘De las personas físicas’, capítulo I, intitulado: ‘De los ingresos por salarios y en general por la prestación de un servicio personal subordinado’, y 151 del reglamento de dicha ley, disponen: (se transcriben).


"...


"De la parte de los artículos preinsertos, se advierte, en lo que interesa, como lo consideró la Sala Fiscal que:


"- Los patrones obligados a retener el impuesto sobre la renta de las personas que le prestan un servicio personal subordinado, no están obligados a realizar el cálculo anual de dicho impuesto, cuando se trate de contribuyentes (prestadores de un servicio personal subordinado) que le hayan comunicado por escrito que ellos presentarán la declaración anual;


"- Están obligados a presentar declaración anual, los contribuyentes que tributen bajo el régimen de personas físicas que perciben ingresos derivados de sueldos y salarios y conceptos asimilados, cuando hayan comunicado al retenedor (patrón) que ellos presentarán la declaración anual del impuesto sobre la renta; y,


"- Que el escrito en el que el contribuyente comunique al retenedor que él presentará su declaración anual de dicho impuesto, debe presentárselo a más tardar al treinta y uno de diciembre del ejercicio fiscal respectivo.


"Asimismo, el artículo 22 del Código Fiscal de la Federación, en lo conducente, establece: (se transcribe).


"...


"De la transcripción parcial del artículo 22 del código tributario federal, se obtiene que, si bien las autoridades hacendarias están obligadas a devolver a los contribuyentes las cantidades que por concepto de impuesto indebidamente les hubieren retenido; sin embargo, el propio precepto legal establece que la devolución del saldo a favor, cuando el impuesto se calcule por ejercicios, como es el impuesto sobre la renta, sólo podrá solicitarse cuando se haya presentado la declaración del ejercicio fiscal.


"De lo anterior se obtiene, que las personas físicas que perciban ingresos por salarios y en general por la prestación de un servicio personal subordinado, que conforme a la ley no están obligadas a declarar porque sus percepciones durante el ejercicio anual no exceden $400,000.00 (cuatrocientos mil pesos 00/100 moneda nacional), a fin de que sus patrones no realicen la retención y el cálculo del impuesto sobre la renta anual, y estar en posibilidad jurídica de realizar motu proprio la declaración anual correspondiente y, por ende, estar en aptitud de solicitar la devolución del saldo a su favor que les resulte, deben, invariablemente, comunicar por escrito al retenedor (patrón) que presentarán declaración anual, a fin de que éste se abstenga de realizar la retención y el cálculo del impuesto por su cuenta, lo que deben realizar a más tardar al treinta y uno de diciembre del ejercicio fiscal respecto del cual solicitarán la devolución.


"Es así, porque las personas físicas que no están obligadas a declarar en los términos apuntados, sólo podrán hacerlo cuando hayan comunicado por escrito al retenedor que presentarán declaración anual, pues ese acto unilateral de voluntad es el que les impone la obligación a formular la declaración anual y les genera el correlativo derecho a solicitar la devolución del saldo a su favor, pues en términos del artículo 22 del Código Fiscal de la Federación, únicamente se podrá solicitar la devolución del saldo a favor cuando se haya presentado la declaración del ejercicio.


"En ese contexto, es infundada la aseveración de la quejosa, de que no era requisito necesario para que se le hiciera la devolución del saldo a favor que solicitó, que hubiere comunicado por escrito a su retenedor que presentaría declaración anual, a más tardar al treinta y uno de diciembre del ejercicio fiscal correspondiente, a fin de que el patrón no realizara el cálculo del impuesto; pues se insiste que, ese es el acto unilateral mediante el cual la persona que obtiene ingresos por la prestación de un servicio personal subordinado, expresa su voluntad y obtiene la obligación de realizar la declaración anual, requisito éste que a su vez, es necesario a fin de que le genere el derecho de solicitar la devolución del saldo a su favor.


"En relación al criterio sostenido por el Primer Tribunal Colegiado en Materias Administrativa y de Trabajo del Décimo Primer Circuito, en la tesis XI.1o.A.T.48 A, localizable bajo el registro 165992 en el IUS 2010, que remite a la Novena Época, del Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Tomo XXX, noviembre de 2009, página 897, Materia Administrativa, de rubro: ‘DEVOLUCIÓN DEL SALDO A FAVOR POR CONCEPTO DEL IMPUESTO SOBRE LA RENTA. PARA QUE PROCEDA ES INNECESARIO QUE EL CONTRIBUYENTE QUE TRIBUTE BAJO EL RÉGIMEN DE PERSONAS FÍSICAS QUE PERCIBEN INGRESOS DERIVADOS DE SUELDOS, SALARIOS Y CONCEPTOS ASIMILADOS, DEMUESTRE QUE COMUNICÓ POR ESCRITO AL RETENEDOR QUE PRESENTARÍA DECLARACIÓN ANUAL POR SU CUENTA.’, que transcribe la quejosa como apoyo de sus conceptos de violación, debe decirse que, además de que no resulta obligatorio en términos del artículo 192 de la Ley de Amparo, este Tribunal Colegiado no lo comparte, pues como se ha expuesto, a consideración de este órgano jurisdiccional, en términos del artículo 22 del Código Fiscal de la Federación, en relación con los numerales 116, último párrafo, inciso c) y 117, fracción III, inciso b) y e), de la Ley del Impuesto sobre la Renta, y 151 del reglamento de dicha ley 116, es necesario que la persona que obtenga ingresos por salarios y en general por la prestación de un servicio personal subordinado, cuyo ingreso anual no rebase los $400,000.00 (cuatrocientos mil pesos 00/100 Moneda Nacional), a fin de que pueda solicitar la devolución del saldo a su favor, debe comunicar por escrito a su retenedor (patrón) que presentará declaración anual, pues sólo así estará en aptitud de presentar dicha declaración y, por ende, de solicitar la devolución del saldo a su favor, pues ésta sólo puede realizarla si optó por hacer declaración anual cuando no estaba obligada, y ésta, a su vez, únicamente puede efectuarla si comunicó al retenedor que la haría.


"Por ende, de conformidad con el artículo 197-A de la Ley de Amparo, una vez que se elabore la tesis correspondiente, denúnciese lo anterior a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, a fin de que resuelva sobre la posible contradicción de tesis, y en su caso, decida el criterio que debe prevalecer.


"La alegación de la quejosa hecha en el sentido de que el comunicado a su retenedor de que presentaría declaración anual por su cuenta, sólo beneficia al patrón, es ineficaz, en razón de que, al margen de que en un momento dado ese comunicado beneficiara al retenedor porque se evitaría la labor de realizar el cálculo del impuesto a cargo de su subordinado, empero, como se dijo, en términos del artículo 22 del Código Fiscal de la Federación, únicamente se podrá solicitar la devolución del saldo a favor cuando se haya presentado la declaración del ejercicio, y ésta sólo puede presentarse, en los casos en que no se está obligado, cuando haya comunicado por escrito al retenedor que presentará declaración anual.


"La circunstancia de que la quejosa no haya presentado ante la Sala Fiscal los documentos que anexó a la solicitud de devolución del saldo a su favor, porque según lo afirma no tiene facultades para decidir sobre la procedencia o no del saldo a favor, es irrelevante, en virtud de que, lo importante en el caso es, que no comunicó por escrito al retenedor que presentaría declaración anual, para que así estuviera en posibilidad legal de realizar dicha declaración y, por ende, poder solicitar la devolución del saldo a favor por el ejercicio fiscal dos mil seis.


"En consecuencia, al haber resultado infundados los conceptos de violación, lo procedente es negar a la quejosa el amparo y la protección de la Justicia Federal solicitados."


De dicha ejecutoria derivó la tesis aislada TC302001.9 AD1, pendiente de publicarse, cuyo rubro y texto son los siguientes:


"DEVOLUCIÓN DE SALDO A FAVOR POR CONCEPTO DE IMPUESTO SOBRE LA RENTA. PARA QUE PUEDAN SOLICITARLO LAS PERSONAS FÍSICAS QUE PERCIBEN INGRESOS POR SALARIOS O EN GENERAL POR LA PRESTACIÓN DE UN SERVICIO PERSONAL SUBORDINADO, ES NECESARIO QUE SEAN ELLOS QUIENES PRESENTEN LA DECLARACIÓN ANUAL Y LO COMUNIQUEN POR ESCRITO AL RETENEDOR. Aunque los contribuyentes (trabajadores) no están obligados a presentar declaración anual del impuesto sobre la renta respecto de la percepción de ingresos derivados de sueldos y salarios y conceptos asimilados, que no excedan de cuatrocientos mil pesos, lo cierto es que cuando optan por hacerlo, sí tienen la obligación de comunicar al retenedor (patrón) que ellos presentarán su declaración por dicha contribución, a más tardar al treinta y uno de diciembre, porque tal comunicación constituye el acto unilateral de voluntad que les impone la obligación de su manifestación por la percepción de sus ingresos, que a la vez les genera el correlativo derecho a solicitar la devolución de saldo a favor por concepto del tributo ante la autoridad fiscal, la que proveerá lo relativo a la solicitud que le sea presentada, considerando que sólo procederán las devoluciones que cumplan los requisitos previstos en las leyes fiscales aplicables. Este razonamiento encuentra apoyo en lo que establecen los artículos 110, primer párrafo; 113, párrafo primero; 116, primero y último párrafos, inciso c); y, 117, fracción III, inciso b), y e), de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, y 22 del Código Fiscal de la Federación, al referirse a la obligación de los contribuyentes que prestan un servicio personal subordinado a un patrón, de que para presentar la declaración anual del impuesto sobre la renta, sin estar obligados, deben comunicar esa decisión por escrito al retenedor, así como para solicitar la devolución de saldo a favor por el pago de ese impuesto, acreditar que se haya presentado la declaración del ejercicio fiscal. En este contexto, al condicionarse la solicitud de devolución de saldo a favor a que se haya presentado la declaración anual, cuando no se estaba obligado, es innegable que es requisito para la procedencia de la solicitud, también acreditar que se comunicó por escrito al retenedor que se declararía por el impuesto a cargo."


Por su parte, el Primer Tribunal Colegiado en Materias Administrativa y de Trabajo del Décimo Primer Circuito, al resolver el juicio de amparo directo **********, en sesión de veintitrés de abril de dos mil nueve, en la parte que interesa, sostuvo (fojas 14 a 34 del presente toca):


"SEXTO. Los conceptos de violación son fundados, conforme a las consideraciones siguientes:


"En ellos se aduce que la sentencia reclamada viola el principio de legalidad y garantías consagradas en los artículos 1o., 14, 16 y 17 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, por molestias al quejoso y a sus derechos, sin que sea conforme a las leyes expedidas con anterioridad a los mismos, así como por no estar debidamente fundada y motivada, violando las garantías de seguridad, audiencia, legalidad, certeza jurídica, impartición pronta, expedita e imparcial de justicia, tutela judicial, y transgredir los principios de congruencia, exhaustividad y estricto derecho consignado en los numerales 1o., 5o., 6o., 22 del Código Fiscal de la Federación.


"Afirmaciones que se sustentan en que la autoridad responsable determinó la validez de la resolución combatida, estableciendo que era necesario requerir al actor el escrito por el cual comunicó al retenedor la presentación de la declaración anual, por ser requisito que deben observar los contribuyentes para solicitar la devolución de impuesto sobre la renta, conforme a los numerales 116, 117 y 118 de la Ley del Impuesto sobre la Renta y 151 de su reglamento; siendo que esos preceptos legales ni el arábigo 22 del Código Fiscal de la Federación, imponen tal obligación, por ser una facultad que debe ejercer la autoridad hacendaria, no el quejoso, quien cumplió con las obligaciones a su cargo, como fue presentar el aviso a que alude el numeral 151 del reglamento de la Ley del Impuesto sobre la Renta, por lo que a la autoridad hacendaria sólo le correspondía analizar si el monto solicitado era correcto, deduciendo de lo anterior que el juzgador confundió lo solicitado en la demanda.


"Lo que es fundado, porque:


"...


"De donde se sigue, como bien lo sostiene el quejoso, la Sala Fiscal indebidamente le declaró infundado su desacuerdo, con el argumento de que su solicitud debió ajustarse a lo dispuesto en los artículos 116 de la Ley del Impuesto sobre la Renta y 151 de su reglamento, argumentando que con base en ellos quedaba evidenciado que para que la autoridad estuviera en posibilidad de resolver sobre la solicitud de devolución, resultaba necesario requerir al actor el escrito por el cual le comunique al retenedor la presentación de la declaración anual, toda vez que es un requisito que deben observar los contribuyentes que tributan bajo el régimen de personas físicas, que perciben ingresos derivados de sueldos, salarios y conceptos asimilados, contenidos en los artículos 116, 117 y 118 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, para solicitar devolución de impuestos; lo que apoyó en la tesis V-TASR-XII-II-1728 de rubro: ‘REQUISITOS QUE DEBEN OBSERVAR LOS CONTRIBUYENTES QUE TRIBUTAN BAJO EL RÉGIMEN DE PERSONAS FÍSICAS, QUE PERCIBEN INGRESOS DERIVADOS DE SUELDOS, SALARIOS Y CONCEPTOS ASIMILADOS, CONTENIDOS EN LOS ARTÍCULOS 116, 117 Y 118 DE LA LEY DEL IMPUESTO SOBRE LA RENTA, PARA SOLICITAR DEVOLUCIÓN DE IMPUESTOS.’


"Así es, porque el invocado numeral 116, fracción III, inciso c), lo que dispone es que las personas obligadas a efectuar retenciones en los términos del artículo 113 de la propia ley, calcularán el impuesto anual de cada persona que le hubiere prestado servicios personales subordinados; que no se hará el cálculo del impuesto anual a que se refiere este artículo, cuando se trate de contribuyentes que comuniquen por escrito al retenedor que presentarán declaración anual. Esto es, la norma se dirige de manera directa al retenedor para eximirlo de la obligación fiscal cuando el trabajador decida hacer el cálculo, mas no se contempla como un documento para el caso de devolución.


"En tanto, que el artículo 151 del Reglamento del Impuesto sobre la Renta, establece que: ‘El retenedor no estará obligado a efectuar el cálculo de impuesto anual en los términos del artículo 116 de la ley, por aquellos trabajadores que le hubieran presentado la comunicación a que se refiere el inciso c) de la fracción III de dicho artículo 116, a más tardar el 31 de diciembre del año por el que se va a presentar la declaración.’. Precepto que no contiene soporte que justifique la determinación de la autoridad responsable de que en la devolución solicitada por el trabajador deba justificarse la comunicación dada al retenedor; y, en relación a la tesis que cita la autoridad responsable, no aplica al caso, al contener criterio encaminado a dilucidar una hipótesis diversa al tema que nos ocupa, como lo es la manera de tributar de las personas físicas a que se refiere, en tanto que en la especie versa sobre los requisitos a cubrir para la devolución del pago de contribuciones enteradas indebidamente, especificados en la jurisprudencia que lo interpreta 2a./J. 80/2002 de la Segunda Sala del Máximo Tribunal de País, publicada en la Novena Época del Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Tomo XVI, julio de 2002, página 180 de rubro y texto siguientes:


"‘CONTRIBUCIONES PAGADAS INDEBIDAMENTE. PARA QUE PROCEDA SU DEVOLUCIÓN, LA RESOLUCIÓN FAVORABLE AL PARTICULAR DEBE DECIDIR SOBRE LA EXISTENCIA Y LEGALIDAD DEL CRÉDITO FISCAL AUTODETERMINADO POR EL CONTRIBUYENTE

Con temas
Sólo temas
Con datos de localización Sin datos de localización
Incluir temas Sólo temas

Cargando
Descripción